The component is not available at this moment. Please contact the site administrator.
FAQ

Preguntas frecuentes sobre enuresis nocturna infantil

Tus preguntas sobre cómo afrontar la enuresis en el día a día ¡Puede que encuentres aquí las respuestas que buscas!

Sí. La predisposición familiar a la enuresis es un hecho innegable. Si uno de los progenitores presentó enuresis en la infancia, el niño tiene un 44 % de probabilidades de padecerla también. El riesgo se eleva a 77 % si la enuresis afectó a ambos progenitores. Asimismo, la enuresis también es de 2 a 3 veces más frecuente en los varones.

No. La enuresis afecta principalmente a los niños de entre 5 y 10 años de edad, pero puede persistir más allá de esa edad dado que se presenta en un 3 % de los adolescentes. Sería algo excepcional que se mantuviera en la edad adulta.

No, y es muy importante no hacer de ella una enfermedad. La enuresis es simplemente un retraso en la adquisición de la continencia nocturna. Si vuestro hijo vuelve a mojar la cama después de un periodo prolongado sin enuresis (más de 6 meses), hay que desconfiar y descartar que no sea un síntoma de una enfermedad en sus etapas iniciales (infección urinaria, diabetes, enfermedad renal, etc.). Se aconseja encarecidamente consultar al médico en este caso.

A partir de los 6 años, en caso de persistencia de la enuresis, puedes consultar a un médico o pediatra para ambos casos de enuresis, ya sea la "primaria" (tu hijo nunca llegó a controlar la incontinencia por la noche) o bien "secundaria" (tu hijo vuelve a mojar la cama con regularidad después de un largo periodo de control de la incontinencia). De hecho, a esta edad, ya tiene la madurez suficiente para entender su significado y tomar las riendas "como un mayor".

No. No hay ninguna prueba justificada que realizar si tu hijo apenas tiene una enuresis "aislada", es decir, si no presenta ningún trastorno urinario durante el día (pérdidas de orina, ganas frecuentes, etc.).

Sobre todo, no se debe ir contando a todo el mundo, ni hablar de ello en público ni delante de él. Debes respetar su intimidad. Pero, contrariamente a este consejo, sí se recomienda tratar el tema con el médico, quien podrá aconsejarte a ti y a tu hijo, y encontrar soluciones para que deje de mojar la cama. Coméntaselo también, con el acuerdo del niño, a las personas a cargo de las que quede para pasar la noche fuera de casa (fiesta de pijamas, salida escolar, centros de vacaciones, campamentos deportivos, etc.).

Nunca como primer recurso; se recomienda buscar el consejo de un psicólogo si tu hijo se encuentra muy afectado por su enuresis. Puede que le haga sentirse muy diferente de los demás y que piense que es el único niño de su edad que se hace pis en la cama, que se infravalore, que le produzca una pérdida de confianza o incluso culpabilidad por "no conseguirlo". Lee nuestro artículo "Cuándo consultar con un profesional de la salud".

Sí. Si fuese una enfermedad, podría considerarse, después del asma, como una de las más comunes en los niños. La enuresis afecta al 10 % de los niños de 5 a 10 años y al 3 % de los adolescentes de 12 a 15 años, esto es, a 500 000 niños en Francia.* Se estima que en una clase de cuarto de primaria, entre 2 y 3 niños padecen enuresis.
* Estimación basada en los datos del INSEE sobre la población francesa y los resultados de la encuesta "Mojar la cama" (SOFRES 1997).

Así es y no se puede negar, tanto en Francia como en el resto del mundo. La enuresis es de 2 a 3 veces más frecuente en los varones.

Desde luego que no. El niño no tiene la culpa de mojar la cama dado que la enuresis se produce durante el sueño. No lo hace intencionadamente y no es una travesura. En lugar de hacerle sentir culpable por un error no cometido, lo que hay que hacer es atribuirle responsabilidades en sus tareas diarias y animarle en su esfuerzo por controlar la incontinencia incluso si sigue mojando la cama.

No. Este método se vuelve estéril rápidamente y la recompensa es como el castigo, es decir, que el niño la relacionará con cometer o no una travesura. Recompensar a un niño que no ha mojado la cama no tiene sentido. Al contrario, lo fundamental es animarle a que se responsabilice y cumpla con sus cometidos. Esto le reforzará su orgullo y le hará crecer. La noche que no moje la cama será como la guinda del pastel.

No. No sirve de nada repetir esto cada noche. Es su cometido y debe asumir su responsabilidad. Decirle todas las noches que haga pis antes de dormir no tendrá el mismo impacto que si lo hace solo como un mayor.

No a partir de los 6 años, ya que es mejor que sepa dónde encontrar la muda limpia y que se cambie como un mayor sin ayuda de nadie. Esto le hará sentirse muy orgulloso. Eso sí, si pide ayuda no le regañes. Puede ocurrir que todavía no esté listo.
Si tu hijo es muy pequeño, pídele que lo haga contigo.

No, justo lo contrario. En esta situación, la ropa interior Drynites®, superabsorbente y discreta, es la solución adecuada para asegurarse de que pase unas noches sin mojar la cama con total confianza. En todo caso, puedes animarle a pasar la noche en casa de otras personas y a participar en "fiestas de pijamas", ya que estas le ayudan a reforzar su confianza. Por lo general, todo sale bien. Si esto ocurre en el contexto de un viaje escolar, habla con su profesor, de forma que el niño pueda ser atendido con discreción. Pero, sobre todo, dale confianza a tu hijo, explicándole que no es el único niño que moja la cama.

Desde luego que no. La noche es para dormir. Deja que tu niño duerma, porque lo necesita. Despertarlo puede cansarlo innecesariamente, además de que este método no garantiza el éxito para el control de la incontinencia.

No. No se debe nunca impedir que un niño beba si tiene sed. Por el contrario, resulta útil recordarle que beba regularmente durante el día, aunque no siempre tenga sed, y que por la noche solo beba agua y cuando tenga sed. Las bebidas azucaradas, gaseosas y los lácteos están desaconsejados a partir de las 6 de la tarde... excepto en días especiales.

Cuando hables con tu hijo es importante tratarle como a un niño mayor y por eso, al hablar de los calzoncillos y braguitas de DryNites®, insiste en el hecho de que no es más que ropa interior para dormir absorbente y no utilices el término pañal, ya que eso evocará la idea del bebé.

Consejo del Dr. Philippe
"Con frecuencia les digo a los niños en la consulta: ¿Sabes por qué hablamos de pañales cuando se trata de bebés? Porque el bebé no puede hacer nada por sí mismo, así que son sus padres los que lo cambian y le ponen el pañal. Tú no eres un bebé, eres lo suficientemente mayor como para arreglártelas sin la ayuda de tus padres. Puedes ponerte la ropa interior para dormir como si fuera un calzoncillo o una braga sin que nadie te eche una mano. ¿Y por la mañana necesitas que tus padres te lo quiten y lo tiren a la basura? ¡Pues claro que no! Pues como ves, mojar la cama no significa que seas un bebé. De hecho, tú tienes que ocuparte de tu propia ropa interior absorbente, el paquete está en tu habitación, ¡es cosa tuya!".

Rellena los campos obligatorios.
Rellena los campos obligatorios.
Rellena los campos obligatorios.