The component is not available at this moment. Please contact the site administrator.
Causas de la enuresis

Por qué los niños se orinan en la cama: psicología

Ningún niño quiere hacerse pis en la cama: no lo hacen a propósito, ni por dejadez, ni por maldad. Eso tampoco significa que tenga problemas emocionales, de aprendizaje o de comportamiento. Entonces, ¿por qué tu hijo se hace pis en la cama? Hay varias explicaciones posibles relacionadas con el desarrollo de su vejiga o de su sistema nervioso, por ejemplo. Las posibles causas psicológicas también deben tenerse en cuenta.

Adquisición de la continencia

Para comprender por qué tu hijo moja la cama, es interesante saber cómo se produce la adquisición de la continencia durante la infancia...

Durante el primer año, orinar es un reflejo directo, es decir, que a partir de un cierto nivel de acumulación de orina en la vejiga, esta se contrae y el esfínter se relaja; el niño hace pipí y no puede decidir si lo retiene o no.

A los 18 meses, el niño empieza a aprender progresivamente a controlar su micción en un proceso no exento de accidentes.

Con 24 meses, el niño habrá logrado cierta continencia, pero solo de día.

A partir de los 3 años, el niño puede mantenerse seco de noche, además de hacerlo de día. ¡En caso de urgencia, el niño puede incluso retener la orina! Aunque... todavía se pueden producir muchos accidentes.

Más de 5 años: el niño controla su micción tanto de día como de noche. Se habla de enuresis cuando no controla su vejiga a pesar de tener más de 5 años.

Enuresis primaria relacionada con....

Una vejiga inmadura o muy pequeña: un retraso en el desarrollo de la vejiga puede conducir a episodios de incontinencia. Algunos niños tienen una vejiga pequeña, es decir, con una capacidad muy limitada. De hecho, además de su pequeño tamaño, la vejiga tiene en algunos casos un problema adicional, y es su hiperactividad: eso hace que el niño tenga que ir demasiadas veces al baño y por eso las pérdidas accidentales de orina son inevitables. El problema desaparece casi siempre de forma natural conforme la vejiga crece y se desarrolla; en estos casos, unas simples reglas higiénico-dietéticas y los consejos del médico acompañados en algunas ocasiones de la receta de un medicamento, son lo que el niño necesita para dejar atrás los episodios de enuresis. Podemos aconsejar al niño que vaya al baño a determinadas horas durante el día, de forma regular, y si necesita hacer pipí, que no lo retenga mucho tiempo. Una producción muy elevada de orina durante la noche: cuando vamos a acostarnos, segregamos una hormona que llamamos antidiurética y que ralentiza la producción de orina por parte de los riñones, de forma que no necesitemos levantarnos para ir al baño. Algunos niños no producen la cantidad de hormona suficiente y eso hace que mojen la cama. El problema se soluciona en general a medida que el niño crece. Factores genéticos: en el 30 a 60 % de los niños, existe otro caso similar en la familia. No existe un gen de la enuresis, pero las encuestas realizadas a familias muestran que un niño cuyo padre o madre tuvo problemas de enuresis, tiene un 44 % de riesgo de sufrir enuresis. El riesgo se eleva al 77 % si los dos padres presentaron enuresis en su infancia. Sin embargo, no hay que preocuparse: tener una predisposición genética no hace que la enuresis sea más grave o más difícil de tratar. Dificultades para despertarse durante la noche: hay niños con enuresis que duermen bien y simplemente les cuesta mucho despertar por la noche; la señal que envía la vejiga al cerebro no basta para que despierten. (2,4) Ese también es un problema que tiene muchas posibilidades de solucionarse de forma espontánea con el tiempo. Pero mientras tanto llega ese momento, no hay que despertarle: el sueño de un niño es vital para su crecimiento, así como para su desarrollo afectivo y psicomotriz. Otras causas: una condición de bebé prematuro, una enfermedad, una infección urinaria, factores psicológicos... todo ello puede contribuir a la enuresis (2,3) y no hay que dudar en consultar con el médico.

Enuresis secundaria relacionada con...

Factores psicológicos: Pueden explicar una enuresis primaria y, sobre todo, una enuresis secundaria. Están relacionados con un suceso traumático, un choque emocional, cualquier cosa que suponga un cambio brusco en la vida cotidiana del niño. Puede tratarse del nacimiento de un hermanito o hermanita, la pérdida de alguien cercano, una enfermedad seria en la familia, un suceso escolar o un cambio de colegio. (2,3) Lo más aconsejable es recurrir a un psicólogo, así que no dudes en hablar con tu médico.

Diabetes: l a enuresis puede ser en algunos casos un síntoma de diabetes de tipo 1..

Fuentes bibliográficas: Sibertin-Blanc D, Vidailhet C. Desarrollo del control de los esfínteres y sus problemas. Sitio web: Universidad de Ruan Seguros de enfermedades. Sitio web.https://www.ameli.fr/assure/sante/themes/pipi-lit-enuresie/reconnaitre-enuresie-nocturne-enfant#text_3783 Van der Kaa Dominique. ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo para que deje de mojar la cama? Editions 50 minutes.fr Aubert D y al. La enuresis nocturna primaria aislada: diagnóstico y tratamiento. Recomendaciones tras el consenso formal de expertos. Prog Urol. 2010;20(5):343-9. Bérard E y al. Problemas miccionales de la infancia. Diario de pediatría y puericultura, 2013; 26:210-221.

Enuresis primaria relacionada con...

Una vejiga inmadura o muy pequeña: un retraso en el desarrollo de la vejiga puede conducir a episodios de incontinencia. Algunos niños tienen una vejiga pequeña, es decir, con una capacidad muy limitada. De hecho, además de su pequeño tamaño, la vejiga tiene en algunos casos un problema adicional, y es su hiperactividad: eso hace que el niño tenga que ir demasiadas veces al baño y por eso las pérdidas accidentales de orina son inevitables. El problema desaparece casi siempre de forma natural conforme la vejiga crece y se desarrolla; en estos casos, unas simples reglas higiénico-dietéticas y los consejos del médico acompañados en algunas ocasiones de la receta de un medicamento, son lo que el niño necesita para dejar atrás los episodios de enuresis. Podemos aconsejar al niño que vaya al baño a determinadas horas durante el día, de forma regular, y si necesita hacer pipí, que no lo retenga mucho tiempo. Una producción muy elevada de orina durante la noche: Cuando vamos a acostarnos, segregamos una hormona que llamamos antidiurética y que ralentiza la producción de orina por parte de los riñones, de forma que no necesitemos levantarnos para ir al baño. Algunos niños no producen la cantidad de hormona suficiente y eso hace que mojen la cama. El problema se soluciona en general a medida que el niño crece. Factores genéticos: En el 30 a 60 % de los niños, existe otro caso similar en la familia. No existe un gen de la enuresis, pero las encuestas realizadas a familias muestran que un niño cuyo padre o madre tuvo problemas de enuresis, tiene un 44 % de riesgo de sufrir enuresis. El riesgo se eleva al 77 % si los dos padres presentaron enuresis en su infancia. Sin embargo, no hay que preocuparse: tener una predisposición genética no hace que la enuresis sea más grave o más difícil de tratar. Dificultades para despertarse durante la noche: Hay niños con enuresis que duermen bien y simplemente les cuesta mucho despertar por la noche; la señal que envía la vejiga al cerebro no basta para que despierten. (2,4) Ese también es un problema que tiene muchas posibilidades de solucionarse de forma espontánea con el tiempo. Pero mientras tanto llega ese momento, no hay que despertarle: El sueño de un niño es vital para su crecimiento, así como para su desarrollo afectivo y psicomotriz.Otras causas: Una condición de bebé prematuro, una enfermedad, una infección urinaria, factores psicológicos... todo ello puede contribuir a la enuresis (2,3) y no hay que dudar en consultar con el médico.

Enuresis secundaria relacionada con...

Factores psicológicos: Pueden explicar una enuresis primaria y, sobre todo, una enuresis secundaria. Están relacionados con un suceso traumático, un choque emocional, cualquier cosa que suponga un cambio brusco en la vida cotidiana del niño. Puede tratarse del nacimiento de un hermanito o hermanita, la pérdida de alguien cercano, una enfermedad seria en la familia, un suceso escolar o un cambio de colegio. (2,3) Lo más aconsejable es recurrir a un psicólogo, así que no dudes en hablar con tu médico.

Diabetes: la enuresis puede ser en algunos casos un síntoma de diabetes de tipo 1.

Fuentes bibliográficas:Sibertin-Blanc D, Vidailhet C. Desarrollo del control de los esfínteres y sus problemas. Sitio web: Universidad de Ruan Seguros de enfermedades. Sitio web.https://www.ameli.fr/assure/sante/themes/pipi-lit-enuresie/reconnaitre-enuresie-nocturne-enfant#text_3783 Van der Kaa Dominique. ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo para que deje de mojar la cama? Editions 50 minutes.fr Aubert D y al. La enuresis nocturna primaria aislada: diagnóstico y tratamiento. Recomendaciones tras el consenso formal de expertos. Prog Urol. 2010;20(5):343-9. Bérard E y al. Problemas miccionales de la infancia. Diario de pediatría y puericultura, 2013; 26:210-221.

Actualizado octubre, 2021

Etiquetas: 3 - 4 años , 5 -7 años , 8 - 15 años , Comprender lo que es mojar la cama , ¿Qué es mojar la cama?

Artículos relacionados

Descubre nuestros productos

Encuentra el producto adaptado para tu hijo
Braguitas de noche absorbentes para niña

Braguitas absorbentes DryNites® para niñas de 3 a 15 años

Explorar más
Calzoncillos de noche absorbentes para niño

Calzoncillos absorbentes DryNites® para niños de 3 a 15 años

Explorar más
Protector de colchón absorbente

Protector de colchón para niños DryNites® BedMats

Explorar más
Rellena los campos obligatorios.
Rellena los campos obligatorios.
Rellena los campos obligatorios.