Seco fuera de casa

Que tu hijo esté seguro en todos lados

A los 5-6 años es muy usual que los niños comiencen a manifestar el deseo de pasar alguna noche fuera en casa de amigos. Aunque esto pueda parecernos, a priori, un problema para los niños que todavía mojan la cama, no existe razón por la que tu hijo no pueda disfrutar de este tipo de planes si hay una correcta preparación previa. Si tu hijo se pone nervioso ante estas situaciones explícale que no tiene de qué preocuparse, y que con tu ayuda no tendrá ningún problema y podrá divertirse tranquilo como cualquier amigo suyo.

Puedes seguir estos consejos para ayudar a tu hijo a que esté protegido ante cualquier accidente que pueda surgir durante su estancia fuera de casa. Asegúrate de que siempre lleva consigo un par de DryNites® por si ocurre algún escape durante las horas de sueño, así se sentirá seguro y protegido, además son tan discretos como la ropa interior de verdad y el resto de niños no lo notarán. Recuérdale que intente no ingerir líquidos durante la hora previa a irse a la cama y que vaya al baño por última vez justo antes de acostarse. Además, avisa siempre al adulto que se quede a cargo de tu hijo de esta situación para que pueda ayudarle en caso de que lo necesite, y házselo también saber a tu hijo para que sienta que tiene alguien en quien apoyarse si lo necesita.

Sigue estas recomendaciones y conseguirás que tu hijo esté más seguro a la hora de irse a la cama cuando esté fuera de casa.

Si a tu hijo realmente le preocupa pasar la noche fuera pero todos sus amigos hacen este tipo de planes y no quiere perdérselos, puedes sugerir que sea él quien invite a amigos a casa en un primer lugar para que coja confianza y vea cómo se desenvuelve en caso de accidente.

Cambios en su cuerpo

A los 5-6 años los niños comienzan a preocuparse más por su cuerpo y por los cambios que éste experimenta. Como consecuencia, a esta edad su preocupación ante un problema de incontinencia se acentúa y puede que empiecen a hacerse preguntas de por qué les pasa eso y en qué momento se solucionará esta situación.

Lo más importante es ayudarles a comprender que no es su culpa, explicarles las causas y convencerles de que es algo que le pasa a muchos niños de su edad. Si ven que entiendes lo que les pasa sabrán que pueden sentirse apoyados y no verán esta situación como algo tan negativo.